El Papa Benedicto XVI restablece las misas en latín

Que Dios bendiga al Papa!!!
 


La Misa Tridentina es el rito de la Misa fijado por el Papa Pío V a solicitud del Concilio de Trento y promulgado el 5 de diciembre de 1570. Este Misal contiene el antiguo rito Romano, del que fueron eliminados varios agregados y alteraciones. Cuando se la promulgó, se preservaron otros ritos que habían existido por lo menos durante 200 años. Por lo tanto, es más correcto llamar a este Misal la liturgia del Papa San Pío V.


  7 Videos
Misa Tradicional Catolica. Como celebrarla, explicacion en español.



Misal latin-Español



 

 

 Momento culmen del Santo sacrificio de la Misa por el rito romano extraordinario.

  SANTA MISA SEGÚN EL USO EXTRAORDINARIO DEL RITO ROMANO DE SAN PIO V (TRADICIONAL - EN LATIN)


- Conforme Motu Proprio "Summorum Pontificum" del Papa Benedicto XVI
- CELEBRANTE: Fray Rafael Rossi (O.P.)
- Iglesia de la Santisima Trinidad (del viejo hospital de niños-detras de la terminal de ómnibus)
- Corrientes 643, Córdoba, Argentina.
-  Horarios de misas permanentes: 10:00hs, todos los Domingos.
- Gabriel Fandiño - 351-153487108 - 4878509
- Fray Rafael Rossi - 351 - 4239005 (Convento de los Dominicos)
- Juan Spicogna (acólito) - 351-153705796 - 4520227
- unavocecba.wordpress.com

   

 


Preámbulo:  " Con el fin de evitar cualquier malentendido, quisiera enfatizar que nunca he puesto en duda la validez del Novus Ordo Missae. Esta página está dedicada a la misa extraordinaria y más perfecta. "



 


 Misa tridentina

 

 Fe y Liturgia. El sacrificio de la Misa, centro de la liturgia católica.


Desde el comienzo mismo de la Iglesia, la fe y la liturgia han estado íntimamente conectadas. Una clara prueba de esto puede hallarse en el propio Concilio de Trento. Este Concilio declaró solemnemente que el sacrificio de la Misa es el centro de la liturgia Católica, en oposición a la herejía de Martín Lutero, quien negaba que la Misa fuese un sacrificio.

El mundo debía adaptarse a la Iglesia

No se debe tomar la comunión en la mano. El mismo Papa da la comunión en la boca. No quiere que se de en la mano. Los jóvenes deben ir de nuevo más frecuentemente de peregrinación. Deben volverse hacia la Santísima Virgen, no deben eliminarla. Deben reconocerla, y no vivir según el espíritu de los innovadores. No deben aceptar nada de ellos. Son ellos los lobos, ya los tenemos... Los jóvenes creen hoy que hacen algo extraordinario si hacen obras de caridad y se reúnen entre ellos. Pero eso no es casi nada. Deben volver a hacer sacrificios, deben renunciar, deben rezar. Deben aproximarse a los Sacramentos. También son importantes la oración y el sufrimiento. Es necesario sufrir por los demás. Ha caído en el olvido que formáis todos un cuerpo místico de Cristo y que debéis sufrir los unos por los otros. Cristo no lo ha hecho todo en la Cruz. Desde luego, os ha abierto el Cielo, pero los hombres deben hacer penitencia los unos por los otros. Las sectas dicen que Cristo lo ha hecho todo, pero esto no es verdad. La Pasión de Cristo continúa; en su Nombre continúa hasta el fin del mundo.

Es necesario que sufran los unos por los otros, que estos sufrimientos se ofrezcan en nombre de la Cruz de Cristo y de Sus sufrimientos. Hay que sufrir en unión a la Santísima Virgen, con todas las resignaciones que tuvo que sufrir en su vida.
En la misa tridentina se hacían 33 signos de cruz, ahora se hacen muy pocos. También debería restablecerse el Asperges me. Debería volverse a quemar incienso. Y a decir después de la Santa Misa: la oración de San Miguel, las 3 Aves, y el Salve Regina.
Sería un gran triunfo que los sacerdotes hablen todavía del infierno. Habría que pintarlo sobre las paredes. Y aunque se pintase, no daría jamás una idea de su horror.
¡Dónde se ve un sacerdote que predique sobre el infierno, muerte, purgatorio, etc.! ¡Quedan muy pocos! Y no son suficientes para el ejército de gentes que van por el camino de la perdición. Si volvieran a tener lugar las misiones populares, volvería a ir mucha gente a la confesión.
Es necesario que se presenten sacerdotes valientes. Que los obispos se levanten contra los abusos en la iglesia. La misa y la comunión es lo más grande que hay.

... Defended en todo momento lo tradicional. Muchos niños saben todo sobre el sexo; se pervierte a la juventud. La penúltima y última generación no producirá jamás verdaderos soldados de Cristo. En Sodoma y Gomorra, esto era más visible. No se inoculaba el veneno gota a gota. Era grave, pero por lo menos sabían que pecaban. Los niños de hoy no saben que están pecando. Jamás ha existido un desconcierto como el actual.
La virtud de la humildad tiene que ser predicada de nuevo en los púlpitos. Sólo después de ella vienen las demás. Después viene la pureza, luego la veracidad y todas las demás. Hay que denunciar el vicio del orgullo. Y decir que la virtud de la humildad debería escribirse con letras mayúsculas...Tengo que decir que : "La imitación de Cristo" de Tomas de Kempis, debería difundirse. No debe faltar en ninguna casa católica. Sería mejor leer un capitulo diario y esforzarse en cumplirlo...
Sin una verdadera confesión, la gente pierde toda conciencia moral. Por lo tanto, pecan mucho más. Piensan: "Si no se está obligado a arrodillarse delante de un confesionario; la vida será más fácil". La Virgen Santisima dice que la ceremonia penitencial no reemplaza jamás la confesión. Sería necesario preparar mucho mejor a la gente para la confesión.

Por qué permite el Espíritu Santo esto en la Iglesia


Para que se cumpla la Escritura: Vendrá un tiempo de gran desasosiego, cada uno dirá: "Cristo está aquí. Esto es mejor." El Espíritu Santo guía a la Iglesia. Las puertas del infierno no prevaleceran.


El diablo odia la misa tradicional

 

El diablo odia la misa tradicional, y la odia porque es la más perfecta reformulación de todas las enseñanzas de la Iglesia.
Pero desde el principio, el Maligno ha conspirado contra la Iglesia, tratando de destruir la Misa y de socavar la creencia en la Presencia Real de Nuestro Señor en la Eucaristía. Este es un hecho innegable y absolutamente real. Pero por más grave que sea la situación, ningún católico fiel debe olvidar que Nuestro Señor prometió permanecer junto con su Iglesia hasta el fin de los tiempos.

No viene mal una pequeña meditación sobre el relato evangélico, cuando Cristo dormía, mientras la barca de los Apóstoles zozobraba, en medio de una feroz tormenta. Aterrorizados los despertaron y Él les reprochó: ”¿Por qué teméis, hombres de poca fe?” e hizo que la tempestad cesase de inmediato.


¿Porque los Pastores y Fieles se resisten?

 

Todo el tema de la tradición "escandaliza" a pastores y fieles, ahora ¿porque?, porque estan muy lejos de ella y el marco en el que se mueven hace tan traumatico su retorno que se ha vuelto imposible. Voy a traducir lo que piensan: "El tradicionalismo es contrario a la pastoral actual de la Iglesia".
Pero no debemos estar tristes porque ellos no quieran saber nada con la tradición de la fé. No son buenas las divisiones pero son inevitables. El tema es ¿que nos debería unir?.
Para algunos fieles se están dando cuenta de lo traumático que se vuelve querer comulgar de rodillas y otras cosas mas que descubren, y al final se muestran interesados en aprender la misa tradicional.
Esto muestra que las misas son diferentes y lo que se puede hacer en una no se puede hacer en la otra. Esta es una división que está en la misma naturaleza de las misas y en las dos épocas de la Iglesia.
Hay sacerdotes que quieren restaurar la misa tradicional pero se van dando cuenta de que se vuelve algo tan traumático que la única forma de lograrlo puede ser perdiendo su cargo o apartandose de la Iglesia.
Otros optan por catalogar a "la tradición" como escandalosa para poder seguir por donde venían.

Lo que todos debemos intentar es tratar de ser santos.

 

No olvidemos que estamos luchando no sólo contra la sangre y la carne, sino también contra “Potestades y Principados”. Esto debería servir para causarnos temor y hacernos redoblar el esfuerzo para ser santos, y rezar para la exaltación de la Esposa de Cristo .

La respuesta católica es siempre la misma: fidelidad absoluta a las enseñanzas de las Iglesia y a la Santa Sede, recepción frecuente de los Sacramentos, rezo del Rosario, lectura espiritual diaria y agradecer el que hayamos recibido la plenitud de la Revelación. “Gaudete, iterum dico vobis, Gaudete”. En un resumen, vivir en gracia de Dios, evitar pecar, solo tratar de agradar a Dios, y amar al prójimo.

LA SANTA MISA Y LA NUEVA MISA


¿Qué es la Santa Misa?

Según la enseñanza infalible de la Santa Iglesia, la Misa es la renovación del Sacrificio de la Cruz. En el Calvario, Nuestro Señor, al precio de su Sangre (lo que es la prueba de su amor), ha librado al género humano de la esclavitud del pecado y lo ha reconciliado con Dios. Este Sacrificio es de un valor infinito, más agradable a Dios que lo que le pueden agraviar la totalidad de los pecados de todos los hombres.

¿Estas verdades pueden cambiar?

No, porque han sido definidas por la Iglesia de manera irreformable. Serán tan verdaderas siempre, como 2 más 2
hacen 4, por todos los siglos. La certeza de la Fe está basada sobre la autoridad de Dios que revela; es una certeza absoluta, inmutable.

¿Qué es el rito de San Pío V (o Misa Tridentina, Misa Tradicional)?

Es el rito promulgado por ese Papa en 1570. No fue un invento, ni propiamente hablando, una reforma, sino más bien una codificación, restitución, unificación. Se restituyó la Misa Romana de siempre, cuyo rito se desarrolló armónicamente desde los tiempo de los Apóstoles, eliminando lo que, en distintas regiones, se le agregó en tiempo relativamente recientes.
Fue promulgada por la bula "Quo Primum Tempore", con intención de obligar a todos los clérigos a seguirla. "No hay en toda la Cristiandad un rito tan venerable como el del Misal Romano" dice uno de los más sabios liturgistas (Fortescure).
 

¿Está la doctrina católica del Santo Sacrificio de la Misa correctamente expresada en el rito de
San Pío V?

Sí, está allí perfectamente bien expresada. Este rito viene visiblemente del corazón de nuestra Santa Madre Iglesia y es el fruto de una larga tradición. Cuando leemos nuestro misal, todo lleva a la piedad. Ilumina el espíritu e inflama el corazón.

¿Puede ser abolido este rito?

No, no puede ser abolido. Es tan venerable que sería ir contra la prudencia y la inteligencia abolir ese rito apostólico para reemplazarlo por otro.
Esa Misa está canonizada. San Pío V la ha canonizado definitivamente. Ha establecido ese rito como la manera oficial de decir la Santa Misa, válido para todos los sacerdotes de rito romano, en todo tiempo. Dios ha elegido un Santo (San Pío V) para fijar el rito de la Misa en su perfección para los siglos futuros.

¿ Qué bienes producen los frutos de la Santa Misa Católica?
La santificación de las almas, la edificación de la Cristiandad, múltiples gracias y bendiciones.

¿Qué es el "Novus Ordo" (misa de Pablo VI)? 
La nueva misa no aboliría el rito de San Pío V, sino que solamente introduciría un nuevo rito (al lado del tradicional) siempre que ese rito fuere lícito.

¿Cómo puede probarlo?

Para abolir la ley precedente, la nueva ley debe mencionar la abrogación explícitamente o ser directamente contraria a la ley antigua. Pero la constitución "Missale Romanum" que es el único documento con valor jurídico (la declaración de los obispos, los discursos del Papa, no tienen ningún valor jurídico) no lleva ninguna de las condiciones mencionadas, ella es pluralista en su intención (permitittur).
Pero queda en duda.
En caso de duda, el Derecho Canónico establece que la renovación de la ley antigua no debe ser presumida, sino la nueva ley debe ser comprendida en conformidad con la ley antigua y si es posible, conciliada con ella.

¿Puede usted probar de otra manera que la Santa Misa tradicional no está abolida?

Sí, el Derecho Canónico dice que una ley no suprime las costumbres que son inmemoriales o de una antigüedad de cien años. La Santa Misa de San Pío V tiene una antigüedad de mas de 400 años, y de hecho se remota al siglo IV en su parte principal.

¿Está la doctrina católica del Sacrificio de la Misa correctamente expresada en la nueva misa?

Después de un serio estudio, estamos obligados a responder: NO. Esta fue la respuesta de los cardenales Ottaviani y Bacci en su "Breve examen crítico" dirigido al Papa. (Hay que hacer notar que el cardenal Ottaviani era autoridad en el Santo Oficio, encargado de velar por la pureza de la Fe). Cuando el Novus Ordo fue propuesto al sínodo en 1967, fue rechazado por la mayor parte de los obispos. 


¿ Qué más hay en la nueva misa?


Una gran cantidad de cosas. Si allí no hubiera más que una se podría decir que se trata de un error. Pero hay docenas de cambios y todos tienen el mismo espíritu. Ahora un luterano que asiste a una nueva misa puede ver en ella, si lo desea, la última cena de los protestantes, o un ágape memorial... Mirad en la consagración: En la Santa Misa tradicional, las palabras de consagración, son pronunciadas de manera imperativa, con el tono de alguien que cumple una obra personal, como cuando el sacerdote dice "yo te bautizo" o "yo te absuelvo de tus pecados"; de esta manera dice el "hoc est enim corpus meum" (este es mi cuerpo). Los caracteres se escriben con letra de imprenta diferentes para subrayar esta doctrina. En la nueva misa, el sacerdote no interrumpe la narración de la última cena, y pronuncia las palabras de la consagración con el mismo tono narrativo, como si él contara una historia, sin separarlas de las palabras precedentes. (En los nuevos misales, las palabras de la consagración no han sido impresas con caracteres diferentes). (Para Lutero, no son las palabras de la consagración sino la fe de los fieles presentes las que producen una cierta espiritualidad de Cristo).
¿Porqué, en la nueva misa, el sacerdote se arrodilla solamente después de la elevación de la Hostia?  La interpretación luterana (negación de la presencia real por las palabras de la consagración) a saber que la fe de los fieles produce la presencia de Cristo.
En la Misa Tradicional el sacerdote se arrodilla después de haber consagrado, para adorar a Nuestro Señor Jesucristo, y no solamente después de haber mostrado la Hostia a los fieles.

¿La noción de sacrificio es conservada en la nueva misa?

Debería, porque el ofertorio es ahora reducido a un cambio de presentes entre Dios y el hombre "Tú eres bendito Dios del universo, Tú que nos das este pan, fruto de la tierra y del trabajo de los hombres".
El Concilio de Trento definió que la Santa Misa Tradicional es un Sacrificio verdaderamente propiciatorio: "acto que aplaca a Dios ofendido por el pecado" (Dz. 1753).
En la Misa Católica, en el ofertorio, el Sacrificio es preparado, anunciado, y ofrecido por anticipación. Las antiguas oraciones se refieren a Nuestro Señor Jesucristo, Sumo Sacerdote, ofreciéndose El mismo, único Sacrificio agradable a Dios.

¿Por qué el altar es transformado en una mesa?

A fin de dar la idea de una comida, y no aquella de un sacrificio. Un Sacrificio es ofrecido sobre un altar hecho de piedra o Ara conteniendo reliquias de mártires.

¿Piensa, que el papel del sacerdote se desdibuja en la nueva misa?

Sí: El confiteor en común, la comunión también. La identidad entre la Víctima (Nuestro Señor Jesucristo) y el Sacerdote (Nuestro Señor Jesucristo, personalmente sobre la Cruz, y por intermedio de los sacerdotes en la Santa Misa) es una noción esencial del Sacrificio perfecto de la Nueva Ley.

¿Puede darme una información más amplia?

Se podría enumerar sin fin todas las nuevas reformas (misa en lengua vernácula, comunión en la mano, dada por laicos, desaparición de los signos de adoración, etc...)  ¿qué hace Lutero cuando cambia la Misa en el siglo XVI? Abandona el latín, agrega "quod pro vobis tradentur" (que será entregado por vosotros) a las palabras de la consagración, y suprime "Mysterium fidei", divide la Misa en "Liturgia de la palabra" y "Liturgia de la Eucaristía"... en suma exactamente lo que hicieron los reformadores en 1969.

¿Puede agregar otras pruebas de la Misa?

Sí, el hecho de que muchas autoridades protestantes hayan dicho oficialmente: "Nosotros podemos ahora celebrar la nueva misa".

¿Cuáles son los frutos de la nueva misa? 

Algunos fieles pierden la fe, los seminarios se vacían, no hay mas vocaciones para a vida religiosa en los conventos, etc. ... Toda nueva reforma en la Iglesia ha producido un crecimiento de fe, de devoción y de santidad. Nuestro Señor Jesucristo ha dicho: "Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se sacan uvas de los espinos, o higos de las zarzas? Así es, que todo árbol bueno produce buenos frutos, y todo árbol malo da frutos malos. Un árbol bueno no puede dar frutos malos, ni un árbol malo darlos buenos" (S. Mateo, 7,15-19). 

 
¿Puede la nueva misa ser inválida?

Sí, por ejemplo, si un sacerdote utiliza galletas, pastel (hay defecto de materia) o si cambia las palabras de la consagración (hay defecto de forma) o aún cuando no hay intención de hacer eso que hace la Iglesia, cuando se quiere hacer explícitamente solamente un memorial.


¿Cuál debe ser la actitud de un católico frente a la nueva misa? 

No tiene el espíritu sobrenatural y disminuirá  poco a poco vuestra fe (la ley de la oración es la ley de la fe: lex orandi, lex credendi).



¿Pero no ha sido, acaso el Papa Pablo VI infalible cuando promulgó la nueva misa?

No. Un Papa es infalible cuando habla "Ex Cathedra" (Ej. Pío IX definiendo la Inmaculada Concepción). La enseñanza ordinaria del Papa no es infalible en sí misma, sino solamente cuando va en el sentido de la Tradición. San Pablo nos dice que si algún ángel del cielo viniese para enseñaros alguna cosa contraria a la Tradición, debéis rechazarlo (Gal. I, 18). Pablo VI ha manifestado públicamente en su discurso del 19 de noviembre de 1969, refiriéndose al Novus Ordo Missae lo siguiente: "El rito y la respectiva rúbrica por sí NO SON UNA DEFINICIÓN DOGMÁTICA; son susceptibles de una calificación teológica de valor diverso, según el contexto litúrgico a que se refieren."
¡Pero el Papa Juan Pablo II dice la nueva misa!
Sí, pero de igual manera hasta si Santos celebrasen la nueva misa o asistiesen a ella, eso no quiere decir que la nueva misa sea buena. Un Papa puede equivocarse. La nueva misa ecuménica está en completo acuerdo con la enseñanza "Postconciliar", con la mentalidad del "hombre moderno". 



Trento y el Latín. El silencio.

El latín permaneció durante siglos en la Iglesia Católica Romana como la lengua para el culto. Muy naturalmente, el latín era también el idioma del rito Romano en su acto fundamental del culto: la Misa.
El Canon 9 amenaza con la excomunión a aquellos que afirmen que el lenguaje de la Misa debe ser sólo en la lengua vernácula. Es notable que tanto en el capítulo como en el canon del Concilio de Trento se rechaza sólo la exclusividad del lenguaje “vulgar” en los ritos sagrados.
Por estas razones la Iglesia siempre ha defendido la lengua sagrada e incluso, en época más reciente, Pío XI declaró expresamente que esta lengua debía ser non vulgaris.
Pero para la reforma de Paulo VI la excepción se tornó en la regla exclusiva. Las razones teológicas establecidas en ambos Concilios para mantener el latín en la Misa pueden verse ahora justificadas a la luz del uso exclusivo de la lengua vernácula introducida por la reforma litúrgica. La lengua vernácula a menudo ha vulgarizado la Misa misma, y la traducción del latín original ha resultado en errores y malentendidos doctrinales graves.
El latín es una lengua universal. Al emplearlo, la liturgia nos pone en una comunión universal, es decir, católica.
Es el mejor medio para proteger la expresión de la fe contra las variaciones lingüísticas que naturalmente se dan a través de los siglos.

En lo futuro no deberá haber más que un solo rito, basado enteramente en la tradición del rito antiguo. 

El 23 de junio de 2003 el Cardenal Ratzinger escribió la siguiente carta a Heinz-Lothar Barth, reputado autor teológico. El Cardenal Ratzinger dice que en el futuro la Iglesia romana deberá tener un solo rito. El rito romano deberá ser un solo y único rito, enteramente en la tradición del rito clásico.
El Cardenal ve los defectos de la Misa nueva, lo que ha dicho muy frecuentemente en sus escritos. Según parece, lo que él procura es una reforma de la reforma litúrgica.


 

 

Ruptura en la historia de la liturgia: consecuencias trágicas

“La promulgación por Pablo VI de la prohibición del Misal de San Pío V que se había desarrollado a lo largo de los siglos desde el tiempo de los sacramentales de la Iglesia antigua, comportó una ruptura en la historia de la liturgia cuyas consecuencias sólo podían ser trágicas”

“… yo estaba perplejo ante la prohibición del Misal antiguo, porque algo semejante no había ocurrido jamás en la historia de la liturgia. Se suscitaba por cierto la impresión de que esto era completamente normal. El misal precedente había sido realizado por Pío V en el año 1570, a la conclusión del Concilio de Trento; era, por tanto, normal que, después de cuatrocientos años y un nuevo Concilio, un nuevo Papa publicase un nuevo misal. Pero la verdad histórica era otra. Pío V se había limitado a hacer reelaborar el misal romano entonces en uso, como en el curso vivo de la historia había siempre ocurrido a lo largo de todos los siglos. Del mismo modo, muchos de sus sucesores reelaboraron de nuevo este misal, sin contraponer jamás un misal al otro. Se ha tratado siempre de un proceso continuado de crecimiento y de purificación en el cual sin embargo, nunca se destruía la continuidad. Un misal de Pío V creado por él, no existe realmente. Existe sólo la reelaboración por él ordenada como fase de un largo proceso de crecimiento histórico. La novedad, tras el Concilio de Trento, fue de otra naturaleza: la irrupción de la reforma protestante había tenido lugar sobre todo en la modalidad de ‘reformas litúrgicas’. No existía simplemente una Iglesia católica junto a otra protestante; la división de la Iglesia tuvo lugar casi imperceptiblemente y encontró su manifestación más visible e históricamente más incisiva en el cambio de la liturgia que, a su vez, sufrió una gran diversificación en el plano local, tanto que los límites entre lo que todavía era católico y lo que ya no era se hacían con frecuencia difíciles de definir. En esta situación de confusión, que había sido posible por la falta de una normativa litúrgica unitaria y del pluralismo litúrgico heredado de la Edad Media, el Papa decidió que el ‘Missale Romanum’, el texto litúrgico de la ciudad de Roma, católico sin ninguna duda, debía ser introducido allí donde no se pudiese recurrir a liturgias que tuviesen por lo menos doscientos años de antigüedad. Donde se podía demostrar esto último, se podía mantener la liturgia precedente, dado que su carácter católico podía ser considerado seguro. No se puede, por tanto, hablar de hecho de una prohibición de los anteriores y hasta entonces legítimamente válidos misales” .

– La crisis eclesial en la que nos encontramos depende en gran parte del hundimiento de la liturgia:

“(con la) reforma litúrgica de Pablo VI acaeció algo más que una simple ‘revisión’ del Misal anterior, pues se destruyó el edificio antiguo y se construyó otro, si bien con el material del cual estaba hecho el edificio antiguo y utilizando también los proyectos precedentes. (...) Para la vida de la Iglesia es dramáticamente urgente una renovación de la conciencia litúrgica, una reconciliación litúrgica. (…). Estoy convencido de que la crisis eclesial en la que nos encontramos depende en gran parte del hundimiento de la liturgia” . 
 

 

¿Cuáles son los fines de la Santa Misa?

 

Recordando nuestro Catecismo; los propósitos por los que se ofrece la Misa son:
    1) Adorar a Dios como Señor y Creador
    2) Darle gracias a Dios por todos los favores recibidos
    3) Pedir a Dios que derrame sus bendiciones sobre todos los hombres
    4) Satisfacer la Justicia de Dios por los pecados que se cometen.
La Misa es, aún más, la Adoración pública ofrecida por la Iglesia entera a Dios a través de Jesucristo, quién, como el Sumo Sacerdote Eterno se ofrece de nuevo a su Eterno Padre como lo hiciera en la Cruz. Él es el Cordero de Dios, la Víctima sin mancha cuyo sacrificio lava los pecados del mundo. La Misa, es entonces el cumplimiento de la profecía: “De Levante a Poniente, grande es mi Nombre entre las naciones, y en todo lugar se sacrifica y se ofrece al Nombre Mío una ofrenda pura” ( Mal. I,11).

 

Hace 40 años: Cuando se “renovó” la liturgia según el “espíritu del Concilio”

http://secretummeummihi.blogspot.com/2009/11/hace-40-anos-cuando-se-renovo-la.html